Get Adobe Flash player

Recomendaciones generales para el montaje de embragues

1.  Lubricación de estriados de disco y árbol de entrada a la transmisión.

 

Una correcta lubricación del buje del disco de embrague y el estriado de la directa deberá ser tal que asegure un deslizamiento suave del disco durante su vida útil, pero sin excesos de grasa que puedan escurrirse hacia las superficies de fricción. Verificar especificación para obtener la cantidad exacta.

Utilizar una grasa de alta calidad, que no se degrade con la temperatura (recordemos que es normal que dentro del compartimiento del embrague el aire llegue a temperaturas cercanas a los 100 °C). Sería conveniente utilizar, por ejemplo, una grasa al bisulfuro de molibdeno.

1.1. Aplicar una pequeña cantidad de grasa, esparcida uniformemente sobre el estriado del buje y del árbol de entrada de la transmisión.

1.2. Posicionar el disco sobre la directa y deslizarlo hacia adelante y hacia atrás, para asegurar la lubricación de todo el recorrido.

1.3. Retirar el disco, y limpiar los excesos con papel o con un trapo limpio.

2.  Montaje del disco de embrague.

El  disco  de  embrague  debe  manipularse  con  cuidado.  Debe  evitar  tomárselo  del revestimiento, y más aún si las manos están sucias o tienen grasa o aceite. La caída de un disco  al  suelo  posiblemente  provoque  un  alabeo  mayor  al  tolerado,  resultando  en vibraciones o trepidación.

2.1. Introducir la herramienta de centrado en el cigüeñal, o en la cavidad del rodamiento o buje piloto. Como herramienta de centrado se suele utilizar un eje de directa cortado.

2.2. Colocar el disco, valiéndose de la herramienta de centrado para asegurar su posición.

Asegúrese que el disco esté montado con la cara correcta hacia el volante. En general, puede decirse que el lado más alto del disco va hacia la placa, mientras el más plano mira al volante. Debe verificarse también la existencia de las leyendas sobre el disco que indiquen esta característica.

3.  Montaje de la placa de embrague.

3.1. Presentar   la            placa     de          embrague          sobre    el            volante,               asegurando       un          correcto posicionamiento mediante las espigas de centrado. Colocar los tornillos de fijación a mano, y después ajustar en cruz, en por lo menos dos etapas, hasta que se alcance el torque especificado. De esta forma se evitarán deformaciones en la carcasa del embrague, que puedan resultar en la trepidación del vehículo en el arranque.

3.2. Remover la herramienta de centrado.

4.  Montaje de la transmisión.

4.1. La  transmisión  debe  acercarse  al  motor  con  cuidado,  y  siguiendo  una  trayectoria horizontal. Debe evitarse que el frente de la directa golpee al buje del disco pues se forman pequeñas rebabas que impiden el fácil deslizamiento del disco sobre la directa,dificultando el pasaje de cambios. También debe cuidarse que la directa no golpee las lengüetas del diafragma, pues también puede dañarlas causando trepidación, o rotura.

4.2. Asegure el centrado correcto de la transmisión mediante los bujes o espigas de guía. Verifique su estado, y si alguno está dañado o falta, reemplácelo.

4.3. Una vez centrada, ajuste los tornillos de fijación de la transmisión siguiendo una secuencia en cruz, alcanzando gradualmente el torque especificado.

Nota: nunca forcejee con la caja para lograr que la directa entre en el estriado. No deje la caja “colgando” de la directa, pues ésta hace palanca sobre el buje y daña el paquete de fricción del disco, generando ruidos, o la rotura del mismo.


5. Verifique el estado del volante motor; es fundamental para el correcto funcionamiento de un kit nuevo que el mismo responda a las especificaciones del fabricante del motor.

Es recomendable proceder a su rectificado (plano), respetando escrupulosamente las alturas de las cotas en aquellos volantes del tipo “embutido” o con “resalto”. Caso contrario pueden presentarse anomalías tales como patinamiento, pedal duro, problemas de “corte” y trepidaciones.